Virus y aplicaciones fraudulentas se multiplican por redes sociales

Por:

Corresponsales El Observatodo
14/07/2015

Es común abrir directamente archivos que tienen virus encriptados en su desarrollo, ocasionando graves daños.

Aunque nadie cuestiona sus beneficios a la hora de mantenernos eficazmente comunicados, las redes sociales son también una amenaza en nuestros dispositivos si no se utilizan de manera adecuada. Virus, robos de contraseñas y peligrosas aplicaciones pueden dañar fácilmente nuestra seguridad. 

Lilian San Martín, directora de Ingeniería en Computación e Informática de la Universidad Andrés Bello, explica que las redes sociales son sistemas masivos y de gran interacción para los usuarios, que permiten que los virus o aplicaciones peligrosas se dispersen  rápidamente sin poder tener el control inmediato sobre ellos. 

“En general, los usuarios de redes sociales, no son capaces de filtrar publicaciones del tipo invasivas. Si ven una publicación que les interesa de inmediato acceden a ellas sin ser prolijos, sin cuestionarse siquiera si ésta es real o fueron creadas con fines de infección”, precisa. 

Entre los virus más frecuentes a los que estamos expuestos en las redes son los del tipo troyanos, que están alojados en nuestro computador esperando poder transferir nuestra información por la red, lo que nos deja en una posición muy vulnerable. Haciendo mención al conocido caballo de la Odisea, este software malicioso tiene la particularidad de verse como un programa inofensivo, pero que al ser ejecutado deja al descubierto del emisor un acceso al equipo. Aunque técnicamente no es un virus (este último más que controlar, su fin es destruir), se propaga muy velozmente en la red. 

Otro invasor de cuidado es el phishing o suplantador de identidad, que se especializa en extraer contraseñas de manera fraudulenta de sitios web importantes y a los que contantemente recurrimos como bancos y cuentas de correo electrónico. 

Para protegernos, la especialista recomienda contar con un antivirus robusto y de alto rendimiento; pero además de resguardar el PC, notebook y tablet, también hay que extremar los cuidados en los equipos telefónicos móviles, donde se almacena la información más delicada y personal. 

“Estamos expuestos en cada instante al estar conectados, ya sea por una publicación, por un contacto de mi red social o por un archivo recibido vía mensaje. Es importante no abrir directamente los archivos recibidos por estos medios, ya que pueden contener algunos tipos de virus encriptados en su desarrollo”, aconseja.